La verdad está en los gráficos.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Nike, solo estamos ante un rebote.


Desde que a finales de diciembre del 2015 alcanzara los 68,195$ (máximo histórico) no hemos visto más que una larga y penosa caída al averno. La tendencia principal en este año es bajista, se mire como se mire, formando una secuencia de máximos y mínimos descendentes, tal y como pueden comprobar en el gráfico adjunto, en escala semanal. La tendencia bajista se está desarrollando dentro de un canal bajista pero desde finales de octubre la presión bajista ha menguado. La razón de esta ha venido en primer lugar del anterior mínimo descendente y que tiene su lógica pues suele ser un nivel vigilado por aquellos que piensan que un valor puede estar haciendo un suelo. Aunque hay un factor sino más importante al menos de igual importancia y también muy seguido. Les hablo del 38.2% de Fibonacci de todo el movimiento alcista comprendido entre 2012 y 2015.
Por primera vez desde que se inició la tendencia bajista vemos como los osos (bajistas) están teniendo problemas. Aunque de momento es apresurado decir que podríamos estar ante un posible cambio de tendencia, más allá del corto plazo. En este espacio de tiempo, es decir en gráfico diario sí que se puede decir que estamos en una tendencia de corto plazo alcista pero como pueden comprobar en el gráfico semanal adjunto es prácticamente inapreciable. No obstante, para aquellos inversores o especuladores de corto plazo que han optado por abrir posiciones largas (comprar) les recomiendo cerrar posiciones si el precio cae por debajo de los 49,75$ al tick o bien en cierre diario.  Si estamos situados bajistas la anulación del hueco bajista del pasado 31 de octubre debería ser una señal para cerrar posiciones, siempre cuando operemos en el corto plazo. Para dar por anulado el hueco bajista necesitamos que el precio cierre en diario por encima de los 52,02$.
En principio lo que estamos viendo en las últimas semanas no es más que un simple rebote dentro de una tendencia bajista, producido como mencionaba al comienzo de este análisis al tropezarse el precio con el 38.2% nivel de Fibonacci y uno de los niveles más fiables donde podría producirse el fin de una tendencia o corrección bajista. Aunque para mí una zona más propicia para intentar comprar sería en la zona de soporte, comprendido entre los 45,30$ - 47,25$ y ligeramente por debajo tenemos el nivel de Fibonacci del 50%. Desde luego sería la zona a vigilar si el precio finalmente viaja a dichos precios pero nunca se debería entrar si no tenemos algún argumento más que pueda dar una mayor solidez a nuestra decisión de entrar largo (comprar).
A cierre de ayer 29 de noviembre se puede decir que en los últimos 12 meses el precio de la acción ha caído un 24,62%, aunque este dato puede ser engañoso por ejemplo para los que compraron a comienzos del año 2000 porque a cierre de ayer la acción mantiene una revalorización de algo más de 700%. Como siempre digo todo depende de cuando hemos decidido entrar lo que para unos puede ser una mala entrada para otros solo lo ven como una simple corrección.
Y en este último sentido lo ven los analistas que siguen este valor, donde la recomendación que se impone es la de mantener pero por muy poco, por aquellos que recomiendan comprar, con un objetivo de consenso en los 62,73$ pero coincidiendo plenamente con mi escenario de entrar largos (comprar) en la zona de soporte, ya que el peor escenario, según los analistas sería ver el precio de la acción en los 46$, es decir en la  zona de soporte y no solo es una coincidencia con el análisis técnico sino que además el precio objetivo de consenso coincide con el último máximo ascendente y donde basándonos en el análisis técnico este sería nivel de resistencia y por ende se recomendaría ajustar stop loss ante un posible ataque bajista.
Nike, en gráfico semanal.

martes, 29 de noviembre de 2016

Enel en tierra de nadie.


Enel se está moviendo en el largo plazo dentro de un movimiento lateral. Comprendido entre los 3,36€ como zona de soporte y los 4,48€ como zona de resistencia. A mediados del 2015 se despedía de la zona de resistencia, e iniciando un movimiento bajista que le llevaría hasta la zona de soporte del lateral. Este hecho llevo el precio de la acción hasta los 3,33€ mínimo anual en 2016. Este fue el punto de inflexión pues desde el mínimo citado los bajistas comenzarían su retirada y la formación de una pauta de martillo en gráfico semanal, como el que se adjunta en este análisis y en zona de soporte daría alas a los alcistas tras varios meses de total dominio bajista.

Rápidamente los alcistas recuperaron gran parte del terreno, hasta toparse con los 4,16€ y a pesar de los insistentes ataques alcistas por doblegar dicho nivel de precio finalmente iniciaban la retirada, tras cinco meses de intensos ataques que se difuminaban en el aire ante la  resistencia bajista y digna de admiración. Haciendo retroceder a las hordas alcistas hasta los 3,60€ donde estos últimos han encontrado un balón de oxígeno. Llevando el precio hacia los 3,80 pero volviéndose a tropezar con los bajistas que controlan el medio plazo y solo se les resiste en el más estricto corto plazo.

Y es que si los bajistas quieren controlar el corto plazo es de obligado cumplimiento anular el hueco alcista del pasado 22 de noviembre. Esto es fundamental por una simple razón los que han entrado largos apoyados por el hueco alcista cerrarían su posición si el precio en cierre diario cayera por debajo de los 3,65€. Mantener una posición abierta tras un hueco importante suele ser una de las estrategias más seguidas y fáciles de controlar, por ello la importancia de su anulación. Si los bajistas lo consiguen la visita a los 3,36€ zona de soporte del lateral de largo plazo tendría muchas probabilidades de lograrse.

Así que quienes están a favor de la tendencia bajista de medio plazo les aconsejo cerrar posiciones si el precio cierra en gráfico diario por encima de los 3,80€ porque los alcistas habrían conseguido en el corto plazo imponerse, marcando un nuevo máximo ascendente. Aunque otra posibilidad más conservadora pasaría por cerrar posiciones cortas (bajistas) si el precio en gráfico diario cierra por encima de los 3,87€. El motivo es que se habría anulado el hueco bajista del pasado 9 de noviembre.

Desde el punto de vista del value investing tenemos algunos datos alentadores para los alcistas. La mayoría de analistas recomiendan comprar Enel, con un objetivo en los 4,70€, aunque también tengo que decir que el objetivo más pesimista eran los 3,90€ y en la sesión de ayer 28 de noviembre el precio de la acción cerró en los 3,70€ un 5,13% por debajo del objetivo más pesimista como comentaba anteriormente. Pero hasta los analistas se equivocan, aunque ninguno sea capaz de reconocerlo. Bien el S&P’s mantiene su rating en BBB con perspectiva estable, lo mismo que Moody’s pero con una calificación Baa2.

Según el plan estratégico presentado por Enel hasta el 2019 se puede costatar que en este 2016 tiene una cifra de 62.000.000  de clientes finales. Una capacidad térmica de 48 GW y de 36 GW en renovables. Es la principal empresa eléctrica en Italia, España, Chile y Perú y la segunda en argentina y Colombia. Con este dato se puede comprender el gran interés de Enel por expandirse por Latinoamérica, sobre todo en Argentina, y con un proyecto muy importante en Brasil. Entre el 2013 y 2016 el ROE ha pasado del 8,7% al 9%.

En el mismo periodo de tiempo el Net Income/Ebitda del 19%  al 21%, el EBITDA está en la actualidad en los 7.0 y se espera un incremento del 14% hasta el 2019, el FFO del 20% al 25%. El cash cost se ha reducido desde 12.6 €bn en 2013 a los 11.6€bn en 2016. Incrementándose el dividendo por acción desde los 0,13€ hasta los 0,18€ para el mismo intervalo de tiempo que los anteriores. Además la retribución a los acciones se va a seguir incrementando en los próximos años, para el año 2017 este se incrementará un 17% hasta los 0,21€. Como punto final y a pesar de las cifras comentadas por fundamentales hay que decir que el precio de la acción en último año ha caído un 11,06% a cierre del 28 de noviembre.
ENEL en gráfico semanal.